Una buena conversación puede cambiar al mundo

24 Jun

En mi vida tengo tres momentos filosóficos:

1) Cuando hago música;

293693__violin-art-music_p

2) Cuando tomo un café y

5f84f564a4b8cb8d0e952bedb253d0eb

3) Cuando voy al baño.

descarga

Si, quizás no es muy elegante la manera expresarlo, pero siempre hay que tener un momento en el cual se pierda el glamour, o… es que acaso ustedes no filosofan cuando están completamente a solas??

Muchas de las buenas ideas que se me vienen ocurren cuando estoy en cualquiera de las actividades anteriormente mencionadas, suelo centrarme en 3 temas claves, el amor y sus misterios, el sexo y sus perversiones, la vida y sus locuras, en todas hay tanto que decir y que pensar que termino desarrollando amplias conversaciones conmigo misma.

A veces, cuando alguien me preguntan el por qué estoy sola, arranco con una chorrera de quejas del estilo “los hombres son todos un desastre” o “a mí nunca me va bien en el amor”. La otra que pasa es que tengo miedo de que si lo digo en voz alta (“quiero enamorarme”), aunque sea a mi círculo de amigas y/o conocidos, los hombres huyan despavoridos (aunque pensándolo mejor, si me quiero enamorar, ¿qué mejor que darles el pie para que se vayan autofiltrando solitos los que no estén dispuestos?). Reconozco que las mujeres muchas veces salimos a buscar pareja con la vara demasiado alta: que se quiera comprometer, que nos gusten las mismas cosas, que sea romántico, trabajador, sensible, gracioso, fiel, inteligente… ¡y que encima esté bueno! ¡Stop! Ya estamos en una etapa de la vida en la que cada uno -y yo no estoy exenta- trae sus propias “maleta del gato Félix” a cuestas. ¿Desde qué lugar le estamos exigiendo al otro que cumpla a cabalidad con una serie de requisitos? ¿Acaso soy perfecta? ¿Y cómo saldría parada si me hiciera esa misma check-list? Cuando juzgamos a alguien de antemano, nos estamos perdiendo de descubrirlo. Aun en estas épocas, enamorarse es posible. Solo requiere que nos miremos (a nosotras y al otro) con más conciencia. .

Aparte debe traer el ingrediente principal, el sexo y sus perversiones ocupa gran espacio de mis pensamientos, quisiera a veces no haber vivido tan rápido como para no sentir en este momento que ya mi hora pasó, debo retirarme, pero de qué?? En mis tiernos años fui algo quedada en esos temas, el sexo era sexo, pero sin muchas variantes. Comencé a interesarme tarde. Por eso me repito una y otra vez de qué quiero retirarme?? Hacia donde voy a ir? Podría realmente tener una pareja “normal” con el que no pueda hablar libremente de mis perversiones, aunque no las lleve a cabo?? Es realmente una contradicción porque resulta que soy una pervertida, me gusta ver y colgar en mi mente esas imágenes que dejan un extraño revoloteo de mariposas en el estomago cuando veo sexo en vivo, no el mío, si no el de otros. De qué me voy a retirar?? Hago esa reflexión de distintas formas y maneras, calmada o eufórica, pero siempre consciente de que no quiero dejar el ambiente donde me siento como pez en el agua.

La vida y sus locuras, quienes somos sin ese toque que nos hace perder la razón en ocasiones y actuar bajo nuestras propias reglas asumiendo sus consecuencias, no siempre podemos ir por allí como si estuviéramos eternamente estreñidos, vaya al baño y libérese de vez en cuando. Trato de asumir las cosas como vienen, pero claro con el momento histórico en el cual nos encontramos, no podemos lanzarnos una de locos a cada momento, pero que bueno es fingir demencia, me ayuda a salir fuera de este mundo, recorrer otros, volver, retomar y así vivir sin muchos problemas. La crisis que actualmente vivimos los venezolanos nos ha alejado un poco de esos instantes de locuras porque necesitamos estar con los pies sobre la tierra, necesitamos estar alertas ante todo lo que se nos viene, ante todo lo que debemos enfrentar día tras día, pero estamos llenos de esperanzas y esperamos poder bailar otra vez bajo la lluvia, esperamos ser los locos de siempre, esperamos salir airosos de esta crisis.

Por eso queridos lectores, cuando se encuentren en cualquiera de sus momentos filosóficos, ríase un poco recordando este post, converse consigo mismo, y plantéese un sinfín de mundos en los que podría vivir, virtual o realmente, filosofe, imagínese que es un súper héroe (nunca he pensado en eso *anotando*) y ante toda VIVA!!!

Y realmente…. ¿Quién dijo que una buena conversación no podía cambiar al mundo?

Besos.

EL SEXO Y EL AMOR BONITO

25 Mar

Nunca he estado en contra del amor, al contrario creo que he pasado mi vida esperando ese “amor bonito” divirtiéndome con los incorrectos, hasta que aparezca el correcto, ciertamente ha aparecido unas cuantas veces, con sus defectos que puedo pasar por alto, pero todos con algo muy en común… Están totalmente orientados por el sexo y la lujuria, mosca no es que eso me moleste, Nooooo para nada, buenísimo si viene en combo, solo que me cuesta sacarme de la cabeza ese concepto de amor bonito que me ha atormentado por tanto tiempo. A mis bien vividos 42 años, aún soñaba con esa paja, creo que ya estoy mayorcita para esas cosas.

Ahora tanto el sexo como el amor son conceptos totalmente subjetivos, puede que una cosa nos lleve a la otra y sin embargo al complementarse te das cuenta de que quieres follar todos los días con esa persona , pero quieres dormir sola porque luego del momento lo único que está llenando es el espacio al lado de la cama, por eso hay que saber que una cosa es sexo y otra es amor. Esto se ha debatido por millones de años, la elementalidad de la conciencia y la inteligencia femenina que aún no logra del todo desligar ambos momentos y termina como yo, esperando como la loca en el muelle de San Blas. No quiere decir que no lo haya tenido en alguna oportunidad remota, pero efímera, como llega se desaparece.

Tenía una amiga que siempre me decía: “Emocionarse demasiado no paga, al final te quedan debiendo y nunca podrás cobrarle eso a la vida” Pues al parecer tenía razón, la deuda emotiva es tan grande que creo que la conmutare y dejaré la búsqueda para otra vida, cuando me toque reencarnar (ojalá sea mujer otra vez). Eso me remonta a las todas las primeras veces, La primera vez que estás con alguien puede ser un poco difícil, ya que hace falta tiempo para que se conozcan el uno al otro. Si estamos enamorados de esa persona, buscamos sus puntos de placer, hacer que se sienta cómodo e intentar cuidar de esa persona. Sin embargo, si solo tenemos sexo buscamos nuestro propio placer.

Recuerdo que la primera vez que tuve sexo estaba “locamente enamorada” de esa persona, yo imaginaba bombos y platillos, flores y música… la verdad fue otra, recuerdo que veía para el techo porque estaba en cuatro y era anal (ya he aclarado que la primera virginidad que perdí fue esa), pensaba (Si, pensaba en ese momento) en que ese hotel era medio chimbo y que si eso era todo lo que iba a vivir en pareja entonces me abstendría por un tiempo. Él acabó satisfecho, yo era una virgen inconforme e insatisfecha y me sentí así por mucho tiempo. Esa fue la primera vez que caí en cuenta de que el amor no tenía absolutamente nada que ver con el sexo, yo seguía queriendo al tipo, pero cuando me decía para ir a un hotel, ponía 500 excusas. Y pasó el tiempo, el patrón se repetía una y otra vez, puedo afirmar hoy que nunca he hecho el amor, con amor, claro que he tenido momentos iluminados en los cuales los cuerpos se funden y se siente una cosa extraña que parece que sales de tu cuerpo y terminas en las nubes, pero eso se esfuma, cada quien sale por su lado y vuelvo al punto inicial donde no sé cómo fusionar ese amor que viene del alma, el mal llamado “Amor bonito”.

Asumo el sexo como una extensión de las emociones que puedes llegar a sentir por alguien, que a su vez pueden identificar como amor ambulante, viene se estaciona y al terminar, se marcha. No pretendo banalizar el amor, ni restarle importancia, es un concepto tan subjetivo que como muchos otros genera polémicas de nunca acabar.

En fin, mi amiga tenía razón, el amor no paga y si lo hace te queda debiendo, por eso todo se resume al sexo en todas sus expresiones.

imagen-sin-titulo

EYACULACIÓN FEMENINA: SÍ EXISTE!

26 Feb

La eyaculación femenina existe, y la mayor parte de las mujeres eyaculamos. ¡¡Sí, la mayor parte!!.

Siempre he disfrutado del sexo en toda su plenitud y saltándome todos los tabúes que la sociedad ha impuesto, sin mucho éxito por cierto. Hace años comencé a notar que en ciertas oportunidades cuando estaba súper excitada y había muchísima química con la pareja del momento, al tener un gran orgasmo sucedían dos cosas: 1) Estallaba en carcajadas y 2) manaba una gran cantidad de fluidos por mi vulva, tanto que mojaba la cama. Esto en parte me avergonzada porque algunos me decían con asombro que no habían visto algo parecido. Entonces quizás lo olvidé, lo reprimí y me sucedía algunas veces, quizás comencé a controlarlo, no podría precisarlo. También me pasaba cuando me mojaba en silencio ante la excitación escondida, comencé a usar toallas diarias porque era escandaloso, no quería que lo confundieran con orina.

female-ejaculation-squirting

Mientras me masturbaba y experimentaba con diferentes juguetes, mi imaginación me llevaba hasta esos momentos divinos con hombres excitantes y calientes, me dejaba llevar y venia aquel manantial de fluidos que chorreaban por mis labios hasta llegar a las sábanas. Vino un tiempo largo de sequía en los cuales solo tenía orgasmos normales, placenteros, pero normales, creo que era parte de mi naturaleza buscar hombres que pudiera estimular más mi mente que mis genitales, pero la mayoría de los machos solo piensan en llegar a meterme los dedos en la vagina sin estimular realmente el principal órgano sexual: El Cerebro. No es algo difícil solo tienen que ser inteligentes (No puedo darles todos los tips, jajajajaja)

Luego de someterme a una histerectomía total, quedé con la duda de si tendría el mismo nivel de lubricación que tenía antes de eso. No se dejen llevar por las opiniones de otras personas con respecto al tema, todas reaccionamos de manera diferente. Me hice oídos sordos y noté que mi lubricación era abundante, mucho más que antes de la operación, que conseguía estallar en orgasmos demenciales en los que eyaculaba y al mismo tiempo podía experimentar micciones sin siquiera tener ganas. Cuando estoy a punto de acabar siento como ganas de orinar pero es una confusión, me abandono para sentir esa liberación de placer, y acepto todos los fluidos corporales como algo normal en mi vida, sólo así me libero de la presión y eyaculo libremente.

1414060668.98243Investigadores como Emanuele Jannini Emmanuele Jannini de la Universidad L´Aquila en Italia (2002) aseguran que la razón por la que algunas ven esta eyección y otras no, es debido a que las aperturas de la glándula de Skener varían en tamaño de una mujer a otra. Y si ellas causan la eyaculación femenina, se podría explicar la ausencia visible de este fenómeno en varias mujeres. La eyaculación nace de la abertura uretral que se ubica sobre la apertura de la vagina, debajo del clítoris. No esperen encontrar las glándulas a simple vista, pues están ubicadas dentro de la vagina, en la pared anterior.

Otro dato importante es que la eyaculación femenina es provocada por la estimulación del Punto G, al interior de la vagina, y ya que muchos hombres y mujeres desconocen su existencia y cómo llegar a él, muchas mujeres no han experimentado esta liberación orgásmica.

Aclaremos un punto, la eyaculación femenina poco tiene de parecido a la masculina. Para empezar no tiene ninguna función reproductiva; su consistencia es muy distinta al semen pues resulta más líquida y puede no tener coloración alguna. El líquido liberado puede variar entre unas cuantas gotas hasta 400 ml.

Una gran manera de hacerlo es evitar tomar líquidos durante una hora antes de tener sexo y además orinar antes del encuentro, así podrás relajar tu mente del miedo a orinarte y tendrás la seguridad que el estímulo que sientes es un orgasmo. La estimulación del clítoris es indispensable para conseguirlo.

Es importante saber que no todas las mujeres tienen la capacidad de eyacular, y que tampoco es algo que ocurra todas las veces durante el sexo ni cada vez que una mujer tiene un orgasmo, así que no refleja la calidad o el disfrute de la experiencia sexual.

Continuo disfrutando plenamente del sexo y experimentando orgasmos épicos, nada es tan excitante para mi como estar arriba, moverme al ritmo del sexo embriagante, observar la cara de placer de mi compañero y explotar en fluidos y lluvia dorada al mismo tiempo!!!

Sigue leyendo Eyaculación Femenina

image_187

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 42.460 seguidores