Archive | Relatos Eróticos RSS feed for this section

EYACULACIÓN FEMENINA: SÍ EXISTE!

26 Feb

La eyaculación femenina existe, y la mayor parte de las mujeres eyaculamos. ¡¡Sí, la mayor parte!!.

Siempre he disfrutado del sexo en toda su plenitud y saltándome todos los tabúes que la sociedad ha impuesto, sin mucho éxito por cierto. Hace años comencé a notar que en ciertas oportunidades cuando estaba súper excitada y había muchísima química con la pareja del momento, al tener un gran orgasmo sucedían dos cosas: 1) Estallaba en carcajadas y 2) manaba una gran cantidad de fluidos por mi vulva, tanto que mojaba la cama. Esto en parte me avergonzada porque algunos me decían con asombro que no habían visto algo parecido. Entonces quizás lo olvidé, lo reprimí y me sucedía algunas veces, quizás comencé a controlarlo, no podría precisarlo. También me pasaba cuando me mojaba en silencio ante la excitación escondida, comencé a usar toallas diarias porque era escandaloso, no quería que lo confundieran con orina.

female-ejaculation-squirting

Mientras me masturbaba y experimentaba con diferentes juguetes, mi imaginación me llevaba hasta esos momentos divinos con hombres excitantes y calientes, me dejaba llevar y venia aquel manantial de fluidos que chorreaban por mis labios hasta llegar a las sábanas. Vino un tiempo largo de sequía en los cuales solo tenía orgasmos normales, placenteros, pero normales, creo que era parte de mi naturaleza buscar hombres que pudiera estimular más mi mente que mis genitales, pero la mayoría de los machos solo piensan en llegar a meterme los dedos en la vagina sin estimular realmente el principal órgano sexual: El Cerebro. No es algo difícil solo tienen que ser inteligentes (No puedo darles todos los tips, jajajajaja)

Luego de someterme a una histerectomía total, quedé con la duda de si tendría el mismo nivel de lubricación que tenía antes de eso. No se dejen llevar por las opiniones de otras personas con respecto al tema, todas reaccionamos de manera diferente. Me hice oídos sordos y noté que mi lubricación era abundante, mucho más que antes de la operación, que conseguía estallar en orgasmos demenciales en los que eyaculaba y al mismo tiempo podía experimentar micciones sin siquiera tener ganas. Cuando estoy a punto de acabar siento como ganas de orinar pero es una confusión, me abandono para sentir esa liberación de placer, y acepto todos los fluidos corporales como algo normal en mi vida, sólo así me libero de la presión y eyaculo libremente.

1414060668.98243Investigadores como Emanuele Jannini Emmanuele Jannini de la Universidad L´Aquila en Italia (2002) aseguran que la razón por la que algunas ven esta eyección y otras no, es debido a que las aperturas de la glándula de Skener varían en tamaño de una mujer a otra. Y si ellas causan la eyaculación femenina, se podría explicar la ausencia visible de este fenómeno en varias mujeres. La eyaculación nace de la abertura uretral que se ubica sobre la apertura de la vagina, debajo del clítoris. No esperen encontrar las glándulas a simple vista, pues están ubicadas dentro de la vagina, en la pared anterior.

Otro dato importante es que la eyaculación femenina es provocada por la estimulación del Punto G, al interior de la vagina, y ya que muchos hombres y mujeres desconocen su existencia y cómo llegar a él, muchas mujeres no han experimentado esta liberación orgásmica.

Aclaremos un punto, la eyaculación femenina poco tiene de parecido a la masculina. Para empezar no tiene ninguna función reproductiva; su consistencia es muy distinta al semen pues resulta más líquida y puede no tener coloración alguna. El líquido liberado puede variar entre unas cuantas gotas hasta 400 ml.

Una gran manera de hacerlo es evitar tomar líquidos durante una hora antes de tener sexo y además orinar antes del encuentro, así podrás relajar tu mente del miedo a orinarte y tendrás la seguridad que el estímulo que sientes es un orgasmo. La estimulación del clítoris es indispensable para conseguirlo.

Es importante saber que no todas las mujeres tienen la capacidad de eyacular, y que tampoco es algo que ocurra todas las veces durante el sexo ni cada vez que una mujer tiene un orgasmo, así que no refleja la calidad o el disfrute de la experiencia sexual.

Continuo disfrutando plenamente del sexo y experimentando orgasmos épicos, nada es tan excitante para mi como estar arriba, moverme al ritmo del sexo embriagante, observar la cara de placer de mi compañero y explotar en fluidos y lluvia dorada al mismo tiempo!!!

Sigue leyendo Eyaculación Femenina

image_187

 

 

NO HAY UN NOMBRE, SOLO UN RECUERDO

6 Feb

No hay un nombre… solo un recuerdo, tal como un hombre desea a una mujer.

Y estas ganas, que más allá de imaginarlas, solo electrifican mi cerebro, recuerdo vivo que  activa mi morbo… Nuestro roce, uffff…

Roce que empezó por lo más lejano, caricias que desde tus pies alimentaron tu humedad, esa que antes de desnudarte, ya te había delatado!!

Humedad que directo de tu fuente bebí, y aunque no saciaron mis ansias de tu esencia, esa que entre espasmos e inconsciencias, nos dimos con total sinceridad y desnudos de prejuicios, nuestras pieles no avisaron su extrañeza, pues convertirnos en un solo cuerpo, fue normal.

Para ser la primera vez que nos veiamos. Recorrer tu intimidad fue sublime, sentir tus latidos acelerados fue casi divertido. Pues realmente no espere nunca causar esa sensación en ti, aunque supe de esa posibilidad, no quise darlo por sentado!

En fin, me llena de placer recordarte, picara, juguetona, sorprendente, fogosa y entregada, abierta a nuevas experiencias….

Y recordar esas frases tuyas que acompañaron mis embestidas a tu delicada y jugosa humanidad, me hace revivir casi que el milímetro a milímetro.

Nada como rayar la inconsciencia en un orgasmo, pero mejor aun es saber que esa persona te cuidara aún paseando por el “más allá”!!

Todo cuanto de ti probé, comí, bebí, es y será siempre un Placer! Recordarte, igual. Repetible? Siempre, posible? en nuestras ganas queda!

Cuan rudo ese deseo de expresar lo rico que lo haces, el buen sabor de tus ganas, más aún de tu humedad, pero nada, serás mi secreto erótico mejor guardado!

 sexo586
Haz clic aquí si quieres Responder o Reenvia

PREDESTINADOS….

21 Nov

La ansiedad los consumía, era la primera vez y eso los excitaba aún más. Ella había vuelto de ese viaje sin fin y, si bien él había pernoctado en otros cuerpos, nada se podía comparar con su piel. Ambos sabían a la perfección cuales eran los riesgos que corrían, pero sus pieles se deseaban.

Ya en el lugar, todo a ella le resultó diferente. Extrañaba esa desconexión que solo él podía generar en su piel, en su cuerpo, en su alma. Y se dejaron llevar. Sus senos parecían manantiales dispuestos a calmar su sed. Se entregaron a sus caricias.

Mientras ella se deshacía en deseo, él jugueteaba con su pezón, intentaba contarle una historia, pero no podía concentrarse. Descendía lentamente por su pecho. Sus jeans le molestaba, pero no  quería ir directo al asunto, le fascinaba verla ceder ante la lujuria de sus caricias. Lo sacó de su camino y deslizó su dedo mayor por entre sus piernas, su clítoris ardía en humedad. Su dedo se movía en un constante vaivén dejándola a la deriva. Su mente se nublaba y su miembro crecía y se sentía durísimo entre sus piernas. Él solo acariciaba sus senos mientras su mano hacia el resto. La pasión había encendido el fuego. Se confesaron mil cosas, no se prometieron nada, pero el egoísmo les hacía saber que buscan ser únicos el uno para el otro.

A medida que las caricias y los besos se intensificaban los gemidos crecían en intensidad y lo invitaban a continuar con sus caricias. Sus labios no podían despegarse y en ese momento todo era una fiesta para los sentidos!

sexo-para-ser-feliz

Una de sus manos bajo por su cuerpo deslizándose entre sus curvas, arqueó la espalda haciendo que elevara las nalgas, invitando a sus manos a sentirlas. Sus manos, al acariciar buscaban un punto de mayor placer y ella con suaves movimientos cada vez más rítmicos, lo ayudaba a llegar a ese punto que tanto anhelaba, sus dedos rápidamente se mojaron con su humedad y su excitación casi tenía limites, mordía sus labios y ella gemía mojándose cada vez más, era una invitación abierta a liberar toda la lujuria contenida desde hacía tiempo.

Cambió de posición siguiendo sus impulsos, bajó hasta encontrar el botón de su placer, ella se acomodó y dejó que jugueteara en la parte más íntima dejando paso a su boca que deseaba de una manera desenfrenada sentir su sexo. Sentió sus labios y su lengua llegar a la dulce humedad que la enloquecía, arqueaba su espalda para ayudarle a llegar a una mayor profundidad con sus besos y su lengua; primero suave y luego con mayor desenfreno fue saciando sus ganas… la devoraba por completo, tenía un hambre voraz de ella, de todo su ser….

Llegó el turno de ella. Lo hizo girar y tumbarse boca arriba. Su boca fue bajando por su pecho, cuando llegó al abdomen siguiendo un camino certero hacia su perdición, levantó la mirada, una mirada poseída por la excitación y toda la sensualidad de la que era capaz y entre un gemido y una súplica súbitamente él adivinó sus intenciones y emitió un leve gemido de placer indicándole que podía continuar, es más casi exigía que siguiera su camino hacia lo que iba a ser una de las sensaciones más placenteras que había experimentado en su vida. Primero acarició su miembro para terminar de despertar toda su virilidad y luego en un gesto de completa lujuria lo llevó a su boca, no pudo evitar lanzar un gruñido de placer. Su boca, sus labios, su lengua, todo se movía al ritmo de su cuerpo, por un momento se fue de este mundo delirando de placer, sus cabellos revueltos completaban una imagen de pasión muy difícil de controlar en su mente. Él ganó la apuesta, ella no pudo introducir su gran pene completo en su boca, pero estaba segura de que eso fue lo menos importante en el sexo oral que le brindó… lo hizo suyo.

Esto continuó por unos minutos que parecieron eternos hasta que no pudo contener sus ganas de penetrarla, por lo que la tomó delicadamente por los brazos pero con firmeza y la acercó a él, besándola nuevamente con toda la pasión que podía expresar en ese momento, fue bajando hasta sentir con su lengua la dureza de sus pezones que anhelaban tanto como ella ese contacto. Decir que su cuerpo encontró placer al tener sus labios en sus pechos es poco, todo su cuerpo respondía a la excitación del suyo y en ese momento tenían una fusión que iba más allá de lo corporal, sus mentes vibraban en una misma frecuencia.

En el momento de mayor excitación cuándo ya no podían de tanto placer ella se estiró sobre la cama y él se acomodó encima para penetrarla. Ya no podían evitar el desenfreno por lo que la penetró con fuerza, ella ahogó un gemido de placer, con cada embestida intentaba acallar sus gemidos mordiéndose los labios, aunque casi era en vano dado que el gemido contenido se hacía escuchar.

Él comenzó a embestir con ritmo sus caderas, su vagina, su cuerpo. Se trabaron en una guerra de puro placer, sus cuerpos encontraron rápidamente el ritmo del otro y no podían más que sentirse en la cúspide del éxtasis. !Que visión y que mezcla de sensaciones poderosas que puede generar el acto sexual!.

Estuvieron varios minutos disfrutando de esa unión por momentos salvaje pero con una armonía total entre sus cuerpos, sus gemidos iban en aumento y no podía evitar sentirse muy mojada cada vez más dejando su miembro totalmente lubricado, él logró, en cada embestida, que la sensación de placer al penetrarla fuera única.

En la cúspide….en el clímax entre gemidos que la llevaban a su propio clímax, su cuerpo comenzó a vibrar, él pudo sentir su frenesí próximo al orgasmo, su cuerpo comenzó a temblar y toda su piel se erizó con el solo contacto de su cuerpo sobre encima de ella.

sexo586

Él continuó, aprovechando ese impulso sobrecogedor de sentirla y entró por la puerta trasera, que excitante mezcla de dolor y placer, comenzó a acelerar el ritmo, la sensación de presión dentro del ano lo abrumó por completo y lo llevó al orgasmo, un orgasmo liberador con un gemido continuado, con la respiración entrecortada, con un gruñido de placer que nacía desde su garganta, con una liberación que nacía en su mente y se extendía por todo su cuerpo. Sus cuerpos vibraban al unísono, la respiración entrecortada fue calmándose, él sobre su pecho, las manos de ella en su espalda en un abrazo compañero, tranquilizador, fueron volviendo a la calma, aunque sus mentes, luego de tal torbellino difícilmente puedan volver a ser los mismos.

Ha pasado el tiempo desde ese momento, en principio ella escribió este relato para inmortalizar uno de los  momentos más excitantes de su vida. Lo escribió pensando en él y solo para él…. este relato fue escrito solo para sus ojos, donde sea que esté.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40.778 seguidores